lunes, 23 de abril de 2012

PRINCIPIOS Y VALORES

Los principios y valores de la comunicación pública que guiarán nuestra emisora en el momento de tomar decisiones y acciones que comprometan a los que participamos en ella, son: la libertad, la igualdad, y el principio de la diversidad; estos principios y valores deben estar presentes en todo momento en el proceso de desarrollo de un programa radial, en su emisión y evaluación.
1.     La libertad: como valor en la sociedad civil se ha definido desde el punto de vista de los derechos relacionados con la comunicación: derechos de credo, expresión, movimiento, reunión, asociación, acceso a la información. De allí se desprenden varios derechos específicos de comunicación: derecho de acceso al conocimiento; de sostener opiniones, de expresar necesidades, preferencias y juicios en público, de participar en la formulación de los grandes objetivos de la sociedad y de elegir los medios para alcanzarlos. Desde este punto de vista, la libertad de expresión es, al mismo tiempo, un derecho individual crucial y un bien social indispensable.
Como condición de la estructura mediática, la libertad no sólo exige la ausencia de un mecanismo de censura, sino también un grado de independencia ( que debe ejercerse en la práctica para que tenga valor) frente a las principales presiones y restricciones que se presentan en la vida pública. La libertad requiere y promueve la diversidad de canales y, por consiguiente, la posibilidad de más opciones para el consumidor en información y otros servicios mediáticos.
La libertad de comunicación tiene un aspecto doble: ofrecer una amplia gama de voces y responder a una amplia gama de demandas.
2.     La igualdad, se corresponde íntimamente con la idea de justicia (igualdad de derechos y ante la ley, equidad del sistema social): El potencial para comunicar y recibir comunicación es un bien social que debe tener carácter universal y estar al alcance de todos por igual ( o al menos, ser distribuido con equidad, según patrones de justicia aceptados); los procesos políticos democráticos que pretenden promover el bienestar público y la equidad necesitan los servicios de los canales públicos de comunicación; el concepto de ciudadanía en su acepción más amplia presupone un cuerpo de ciudadanos bien informado y participativo. Más en general, si suponemos que hay un “derecho a comunicar”, entonces también suponemos que existe un derecho igual de todos a oír y ser oídos.
3.El principio de la diversidad: La diversidad es un principio que se puede invocar tanto en nombre de las minorías olvidadas como del derecho de opción de los consumidores, o en oposición al monopolio y a otras modalidades restrictivas.
Una emisora de interés público puede contribuir a la diversidad[1]: reflejando diferencias de la sociedad,  brindando acceso a distintos puntos de vista y ofreciendo más opciones de programación a la audiencia.
a)    La diversidad como reflejo: se espera que los medios pluralistas de comunicación  representen o reflejen las diferencias existentes en cultura, opinión y condiciones sociales de la población.
b)    La diversidad como acceso: los medios “ponen a disposición” canales por los cuales las diversas “voces”, grupos e intereses que componen la sociedad pueden dirigirse a la sociedad, y expresar y mantener viva su identidad cultural.  Las condiciones primordiales para un acceso efectivo son: libertad para expresarse; oportunidad real de manifestarse; autonomía y oportunidades de acceso a los medios.
c)     La diversidad entendida como más opciones para la audiencia: la posibilidad de elección dentro de la programación aumenta la calidad de los servicios de comunicación considerados como un bien de consumo y un ‘bien público’. Para los consumidores, representa una mayor libertad, es decir, una mayor variedad o gama de productos o servicios disponibles, equivalente en esencia a la diversidad de formatos y contenidos. La posibilidad de opción también puede entenderse como una mayor disponibilidad de otras opiniones, informaciones, modelos culturales y formas de vida que contribuyan al cambio social, la diversión y el interés de la vida social y cultural.
Los principios mencionados, que son universales, respetan el marco de lo contemplado por la Constitución Política de Colombia, en lo relacionado con los derechos de la comunicación.



[1]                      MCQUAIL, Denis.La acción de los medios: los medios de comunicación y el interés público.  Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1998, p. 217-218.



No hay comentarios:

Publicar un comentario